El PP Andaluz recuerda que la subasta de medicamentos deteriora la calidad de la sanidad pública

  • De los 10.000 medicamentos recogidos en el Vademécum español, el sistema impuesto por la Junta sólo deja acceso a 400
  • La subasta rompe la equidad en el acceso a los medicamentos y no reduce el coste para el ciudadano
16 - Diciembre - 2016





El coordinador de Sanidad del PP Andaluz, Jesús Aguirre, ha afirmado hoy que la Junta de Andalucía “está deteriorando la calidad de la sanidad con la subasta de medicamentos a cambio de conseguir unos posibles ahorros”. De este modo, el también senador del PP recordó que, de los 10.000 medicamentos recogidos en el Vademécum español, la subasta de impuesta por el Gobierno andaluz “sólo deja acceso a 400, de los cuales un 46% tiene problemas de abastecimiento”.

“El mayor perjuicio que produce el sistema de subastas es la ruptura de la equidad en el acceso a los medicamentos”, ha señalado Aguirre, quien ha recordado que “no reducen el coste de los fármacos para los ciudadanos”.

El sistema de subastas impuesto por la Junta produce muchos problemas a los pacientes a consecuencia de los desabastecimientos, que se dan todos los días en las farmacias andaluzas, porque los laboratorios adjudicatarios no tienen capacidad de atender la demanda de toda Andalucía.

En este sentido, Aguirre ha explicado que, cuando un producto está en falta las farmacias, éstas “deben dispensar medicamentos distintos a los pacientes cada vez que los necesitan, lo que produce falta de adherencia y errores en pacientes crónicos y polimedicados”.

Los perjuicios que genera la subasta de medicamentos hacen que ésta “revierta en un gasto sanitario extra, que contrasta con el supuesto ‘ahorro’ que quieren hacernos creer según la Consejería de Salud supondría unos 200 millones de €, lo que hasta ahora no han podido demostrar en las cuentas”, ha recordado Aguirre.

A diferencia de lo que ocurre en otras comunidades autónomas, “en Andalucía no tenemos opción, sólo nos financiarán el laboratorio adjudicatario de la subasta; si el paciente quiere otro, ha de pagarlo de su bolsillo”.

Finalmente, el coordinador de Sanidad del PP Andaluz recordó que “tanto el sector farmacéutico como numerosas asociaciones de pacientes se han mostrado en contra de las subastas, aduciendo que estos medicamentos no hacen, ni de lejos, el mismo efecto que las marcas y que los genéricos fabricados en España o la Unión Europea”.